En medio de todo el lío que ha montado Zetta, el fraudulento ‘Apple extremeño’ que ha revolucionado las redes sociales en los últimos días, bueno ha sido recordar quién es quién en el mercado chino de smartphones, probablemente el más poblado de firmas y modelos de todo el mundo. Es curioso, pero si hay un fabricante mediático en China ése es Xiaomi, y lo cierto es que esta vez se ha visto envuelto en el escándalo de Zetta sin haberlo buscado.

Sabemos que a pesar de no haber llegado oficialmente a España, los chicos de Xiaomi cuentan con algunos de los smartphones más buscados en nuestro país, así que a los análisis recientes del Redmi 3 y del Redmi Pro vamos a añadir ahora la prueba a fondo de uno de los smartphones más curiosos del catálogo Xiaomi, el gigantón Mi Max.

Con un mercado totalmente saturado de smartphones prácticamente idénticos y escaseando ya hace tiempo las ideas innovadoras, diferenciarse hoy en día sobre todo en la gama media es muy complicado. La estrategia de Xiaomi es clara: baja inversión y mercados donde competir es más sencillo, diseños más clásicos y smartphones siempre compensados al milímetros entre calidad de acabados, posibilidades de hardware y, sobre todo, precios.

Diferenciarse en un mercado tan saturado es demasiado complicado, y seguramente Xiaomi tampoco esté inmersa en la búsqueda del tan manido ‘efecto wow’ de años anteriores, sino más bien en disponer de los mejores smartphones en cuanto a calidad/precio del mercado

 

En Xiaomi estudian cada movimiento, cada lanzamiento, cada cifra, y sus puestas de largo se cuentan siempre por éxitos aunque de momento no se hayan atrevido con la expansión internacional que se espera desde hace tiempo.

Sin embargo, no todo iban a ser pasos encorsetados, y en las oficinas del fabricante chino a veces también queda espacio para jugar, esta vez en la liga de los phablets con un Xiaomi Mi Max que se atreve a subir su apuesta hasta las 6.44 pulgadas para atraer todas las miradas.

Sí, nosotros pensamos lo mismo, es una salvajada a medio camino entre un smartphone de gran formato y una tableta pequeña. Un dispositivo extraño, de nicho, que no será un superventas pero sí encontrará su público después de rebuscar entre la multitud de usuarios Android.

Pocos, muy pocos se han atrevido antes con este formato por encima de las 6 pulgadas, y casi todos desde China. ¿Los más importantes? Pues Sony con su Xperia Z Ultra -el fallido experimento japonés-, Huawei con las olvidadas MediaPad X ya en 7 pulgadas… y paremos de contar.

Sea como fuere, el Xiaomi Mi Max tiene cabida y viene a demostrarlo, es un smartphone poco manejable, sí, pero también es una tableta muy portable que hará las delicias de aquéllos que gustan de consumir contenido multimedia o juegos de calidad en el smartphone.

Xiaomi quiere demostrar con su Mi Max que un híbrido entre smartphone y tableta tiene cabida, y lo cierto es que el terminal es impresionante a la hora de consumir contenido multimedia. Llevarlo en el bolsillo es harina de otro costal…

 

La eterna búsqueda de la mejor relación calidad/precio, el ADN de Xiaomi

A nadie se le escapa que Xiaomi no se gasta demasiado dinero en publicidad, ni en diseño, ni en novedades, ni en aderezos, ni en nada que sea superfluo. De hecho, muchos dirán que sus smartphones tienen parecidos más que razonables con la competencia, y pensar eso seguramente sea bastante razonable.

De todos modos, ese es precisamente el ADN de Xiaomi, pues si en torno a algo ha girado su gran éxito, ha sido precisamente por su enorme capacidad para contener los costes y colocar en el mercado smartphones de la mejor calidad a precios arrolladores.

En esta guerra está inmerso el mercado chino, aunque aquí Xiaomi sigue demostrando una superioridad increíble a pesar de la enorme competencia que tiene en su propia casa.

¿Y qué nos ofrece el Xiaomi Mi Max que lo haga tan interesante? ¿Sólo una pantalla de 6.44 pulgadas? Obviamente ese panel le define, pero Xiaomi completa la hoja de especificaciones con potencia de sobra, unos acabados a la altura que dan protagonismo al aluminio, y todo ello por un precio en torno a los 300 euros:

 

Xiaomi Mi Max, especificaciones:
Dimensiones físicas 173.1 x 88.3 x 7.5 milímetros
203 gramos
Pantalla 6.44 pulgadas IPS
Resolución 1.920 x 1.080 píxeles, 342 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 652
Octa-core (4x Cortex-A72 1.8 GHz & 4x Cortex-A53 1.4 GHz)
Procesador gráfico Adreno 510
RAM 3 GB
Memoria 64 GB + microSD hasta 256 GB
Usa el slot SIM1
Versión Android 6.0 Marshmallow
MIUI 8
Conectividad LTE doble SIM activa (nano-SIM/microSD + micro-SIM)
Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band, Wi-Fi Direct, DLNA, hotspot
aGPS + GLONASS
Bluetooth 4.2 LE
Radio FM
Puerto IR
microUSB v2.0, USB Host
Cámaras Trasera: 16 MP con apertura f/2.0 y autoenfoque, doble flash LED, HDR y vídeo UHD
Frontal: 5 MP con apertura f/2.0 y vídeo FullHD
Batería 4.850 mAh (no extraíble)
Fast Charging 3.0 de Qualcomm (no incluído el cargador)
Acceso a Google Play Sí, de serie
Otros datos Construcción metálica
Gorilla Glass 4
Lector de huellas dactilares
Precio de salida 319.99 dólares // 290.56 euros (al cambio actual)
Anuncios