Con el lanzamiento por parte de Samsung del Galaxy Note Edge hace ya unos cuantos años, muchos se fijaron en la curva de su pantalla y, por tanto, en la curvatura de su cristal. Ahí empezó la gente a amar ese tipo de diseño (al menos eso es lo que nos pasó a algunos, el diseño es siempre algo personal). Pero en ese momento no nos dimos cuenta de algunos detalles que han resultado ser mucho más importantes de lo que parecía en un principio…

Tras el boom de las pantallas curvadas en el mercado de los móviles, también empezó el quebradero de cabeza para los fabricantes de protectores de pantalla -e, inevitablemente, también empezó para los compradores-. Quizá en su momento no se prestó mucha atención a este detalle, pero en 2015 aparecía el Samsung Galaxy S6 Edge, las compras se disparaban y muchos querían un protector de pantalla. Personalmente, así ha sido hasta ahora mi experiencia para proteger la pantalla de un móvil con panel curvado.

El plástico, lo más simple para proteger una pantalla curva

61G-u6Dv0-L._SL1500_-e1472662420869

 

Me llamarás loco por decir esto, pero si tienes un Galaxy S6 Edge, Galaxy S7 Edge o Galaxy Note 7, la mejor solución para proteger la pantalla pasa por usar el plástico. Mi dispositivo personal de uso durante horas diariamente es un Galaxy S6 Edge desde junio del año pasado, y no os imagináis lo que he sufrido con los protectores.

El primer protector, tras haber caído unas veces contra todo tipo de suelos, fue uno simple de plástico, no quería arriesgarme a que se rayara. Estuve muy contento con él durante meses, aunque, como suele pasar con los de plástico, se levantó un poquito un trozo de la parte inferior.

Se pegó bien, resistió bastante bien rayazos directos a la parte curva y lo que pude comprobar es que protegió al dispositivo perfectamente. Eso sí, echaba de menos el tacto de cristal que me otorgaba el dispositivo al comprarlo y como cambiaba de color con el reflejo, pues pese a ser transparente, no reflejaba la luz igual. A continuación puedes ver algunos protectores de plástico, pero existen también mejores y más caros. No hemos podido probar todos, así que no podemos decir que todos vayan perfectos.

El cristal templado para pantallas curvas existe, sí… pero con condiciones

71wu-6KkmL._SL1500_-e1472662460891

Tras un tiempo con el problema del trozo levantado en mi protector de pantalla de plástico, me decidí cambiarlo por el cristal templado que todo el mundo recomienda sin parar. Bien, los precios para empezar son más altos, porque es cristal templado y porque es complicado doblar el cristal para hacer el protector.

Primero voy por uno barato con buenas opiniones y sobretodo, transparente. Puedes encontrar dos tipos de protectores de cristal templado para pantallas curvas. Unos son totalmente transparentes a excepción de los bordes (que es donde “se pega” el protector) y por otra parte otro tipo de protector que tiene la parte superior e inferior coloreada imitando el pigmento del cristal.

El problema de estos últimos es que no lo imita completamente y desentona con el resto del dispositivo. En cambio, tienen más superficie en la que adherirse y por tanto se agarran mejor.

Mi elección fue por uno completamente transparente que se agarrase en los bordes. El primero se levantaba mucho de una esquina, encima la inferior izquierda, donde el botón de multitarea, entraba suciedad, dejó de pegar y como se levantaba, tenía que pulsar sobre el botón de multitarea, no solo tocarlo.

WIN_20160831_18_56_56_Pro-e1472664292671

Vale, era el más barato que me encontré, fui a por uno que ponían mejor y más caro, del mismo tipo y al principio bien, pero tras esta vez varios meses ha empezado a levantarse también, en otra esquina, provocando el mismo problema. En la imagen que está sobre este párrafo podéis observar el protector y su borde.

Por lo general, la manera de agarrar de estos protectores es muy pobre. Por lo que la única manera de que un protector de cristal que esté curvado se mantenga es pegándose en la parte superior e inferior ya sea con un adhesivo translucido o con un color que lo camufle.

Otra opción es llevarlo sin ninguna funda que pueda interferir en los laterales donde se agarre el protector para que no fuerce el poco que lleva y provoque levantamientos de éste. Tal y como podéis ver, proteger la pantalla curva de un móvil de alta gama no es precisamente una tarea fácil, al menos por la experiencia que he tenido.

 

Anuncios