A pesar de la gran implantación de las redes WiFi funcionando a 2.4 GHz, ahora están cada vez más en boca de todos las redes WiFi a 5 GHz, lo que arrastra un debate de por qué una u otra, empezando así la guerra de las redes WiFi de 2.4 y 5 GHz.

El problema de las redes WiFi de 2.4 GHz

En primer lugar, hablemos de las WiFi de 2.4 GHz (sea en el estándar que sea -802.11b, 802.11g, 802.11n-), la cual se convierte en la más compatible, ya que prácticamente todos los dispositivos tienen asegurada esta banda.

Permiten operar a través de 13 canales, pero la saturación de los canales (dado la cantidad de routers domésticos actuando bajo esta frecuencia) empieza a convertirse en un problema que conlleva en interferencias entre vecinos,  entre dispositivos (ratones, teclados WiFi entre otros) o incluso por ondas de determinados electrodomésticos como los microondas.

Estas interferencias pueden derivar en problemas de errores, saturación alcance limitado o velocidaden caso de que la frecuencia esté realmente saturada por nuestra zona en cuestión. Así, podemos experimentar pérdidas de conexión, baja cobertura o ver cómo no rentabilizamos la velocidad contratada.

Bondades y desventajas de las WiFi de 5 GHz

BR-6208AC_AC750_current_dual-band-doble-banda

Viendo los problemas que se presentan, entonces empiezan a comercializar en mayor medida los dispositivos compatibles con frecuencias de 5 GHz, los cuales en un primer momento no eran tan considerados por temas de costes (son más caros que los de 2.4 GHz).

Teniendo en cuenta que hemos cambiado la frecuencia, la descongestión juega a nuestro favor, permitiendo que al haber menos redes emitiendo a esta frecuencia, las interferencias son mucho menores.

Entrando más en detalle, estas WiFi nos permiten enviar datos en varios canales de forma simultánea, lo que deriva en que podemos conseguir una velocidad mucho mayor. Además, cada canal cuenta con 20MHz, por los 80 en total de la frecuencia de 2.4GHz.

Sin embargo, cuanto mayor es la frecuencia, menor es el rango que se cubre, ganando claramente en este aspecto las de 2.4 GHz.

Además, las WiFi de 5 GHz traspasan peor los objetos sólidos en comparación con las otras, algo a considerar según la distribución de nuestro hogar y el número de paredes a atravesar.

El hecho de que no sea la frecuencia más extendida también puede llevar a incompatibilidades hasta que la frecuencia de 5 GHz se asiente en el mercado, lo que deriva en otro inconveniente al menos a corto plazo.

WiFi de 2.4 GHz y 5 GHz: ¿con cuál me quedo?

2.4ghz

A la hora de decantarse por una u otra, la primera pregunta que debemos responder es:

¿Todos los dispositivos que van a conectarse a nuestra red son compatibles con redes 5 GHz?

Si la respuesta es no, la solución es clara: elegir redes WiFi a 2.4 GHz. Pero no sólo en ese caso las elegiremos, sino también aquellos en los que necesitemos una buena cobertura y dispongamos de una organización de nuestro hogar que presenta muchos obstáculos para las ondas.

Por contra, si esto no es un problema, y contamos con dispositivos compatibles, podremos decantarnos por las WiFi a 5 GHz, especialmente cuando queramos poder distribuir streaming, para lo que necesitaremos una velocidad mayor, la cual nos proporciona esta frecuencia.

Anuncios